sábado, 8 de octubre de 2016

Azul




                                                                
Este reto estuvo duro,  ¡Pero acá voy! 
 
Azul

Edelmira sabe que está mal comerlas, especialmente después de haberse recuperado -no sin muy intensos tratamientos- de su onicofagia y de la tricotilomanía que casi la hacen morir de una obstrucción intestinal. Lo sabe,  es totalmente anómalo su comportamiento, pero no puede evitarlo, ¡es tan agradable la sensación que ellas le dan mientras se reproducen en sus adentros, que se le hace muy difícil dejar de tragarse enteras aquellas enormes larvas!   Y no, no es por hambre, ¡es por amor al arte!,   para saberse creadora y artesana: con solo abrir sus labios, tiñe de azul los aires;  y Edelmira se maravilla de esa sorprendente oleada de enormes moscas azules que salen de su boca y vuelan -cual tornasoladas pompas de jabón- a su alrededor y luego se alejan, imitando a las mariposas.
Sí, Edelmira se siente creadora, una artista que deglute escuálidas y gordas larvas, pero que mientras recita un poema,  adorna el cielo citadino con azules moscarrones.
Y así, de una manía a la otra, Edelmira deglute, regurgita ¡y crea!

Belkis O. Bocaney

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...