viernes, 21 de octubre de 2016

¿Buenos días?



¿Buenos días?

Y ahora resulta que al darle el premio Nobel de paz al honorable Sr presidente de Colombia.  Le dieron también con él, y según él; una orden perentoria de la comunidad Internacional: “Firme la paz".  Y dice él en comunicado Nacional.  "Y la voy a firmar".
(Pasando por supuesto por encima de los propios colombianos que fueron a las urnas a votar).
No contento con esa afirmación.  Dice que a una persona que votó por el “No”, la engañaron pues le dijeron que el dinero para ese proceso y para la consolidación del mismo, saldría de todos y cada uno de los colombianos.  Y agrega el honorable sr. presidente que el dinero para la paz está listo.  Que los colombianos no vamos a pagar un solo centavo.  Pero... Ahora viene el pero.  Los impuestos van a subir e incluso artículos que no estaban grabados lo van a estar.  Me imagino yo, en mi humilde entender; que ese es el dinero que “no” vamos a pagar los colombianos.
Pero en serio; yo me sigo  cuestionando.  Si lo que el honorable pretendía, era negociar él con él, porqué nos puso en esa dinámica tan estúpida, de ustedes pueden decidir; y nos hizo enfrentar no solo con los amigos sino con las familias. Por qué no firmó con sus amiguis y nos hizo pagar durante años por estas negociaciones.
No habría sido más fácil decir... “Firmé la paz porque me dio la gana o porque es lo que les conviene a los ciudadanos”.

Esta semana uno de los dueños del periódico el Espectador.  Un hombre hecho y derecho.  Lloraba al recordar la forma cruel en que le fue arrebatado su padre don Guillermo Cano,  por Pablo Escobar.  Y Pablo Escobar,  fue dado de baja.  Fue declarado culpable y sin embargo el dolor que siente esta familia está ahí.  Qué nos hace creer a nosotros que se puede perdonar el daño que la farc le hizo a los colombianos si no reciben aunque sea un algo de castigo, si no entregan aun cuando sean los cadáveres, los huesos para poder hacer un duelo.
No.  Yo no creo en este proceso de paz... No creo en Santos y no creo en el arrepentimiento y los buenos deseos de las farc.
Dios nos guarde.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos