sábado, 1 de octubre de 2016

Buenas intenciones



Buenas intenciones


Ese camino empedrado de buenas intenciones que me lleva irremediablemente al infierno.
¿Me ayudas? Y mi intención buena es ayudar.  Y sin pensarlo mucho lo que hago es al parecer un daño irreparable y por el solo gusto de hacerlo.  Ya que nunca o muy pocas he hecho nada bueno.  Y entonces ahí sí se puede enviar un mensaje o hacer una llamada recriminatoria.  Jamás una llamada para decir me haces falta, haz sido conmigo una gran persona.
Igual la transformación se va dando a punta de estrellarse una y otra vez.
En serio.  Ya deberían haberse hartado de tanto mal trato y malas intenciones y deberían haber aprendido la lección y ni volver a pedir favores.
Ya me cansé se andar empedrado mi camino hacia el infierno.

Patricia Lara P.                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos