sábado, 1 de octubre de 2016

Pajarillo



Pajarillo


Lo encontramos ahí en el suelo, abajo de un frondoso y alto árbol. En las ramas los padres iban de un lado a otro, apresurados.  Era ya tarde así tomamos el pajarillo y lo llevamos con nosotros.
Una caja de zapatos fue la depositaria del tesoro; lo abrigamos con un saquito de lana. Pusimos agua y le dimos banano estrujado entre los dedos para que no pasara hambre en la noche.
Se durmió tranquilo y calientico.  A las dos horas exactas... "Piii".
Un poco más de banano y de nuevo el sueñito... "Piii". Como reloj exigía alimento.  "Piii" hasta que amaneció. 
Sabíamos que sus padres lo esperaban.  Salimos al parque armados de canasta, cuerda, inteligencia y maña.  Logramos regresarlo a su nido. A su familia. 
Pensé en el pajarillo, en la avecilla demandante, en el padre feliz.
Aún están en nuestros recuerdos y en nuestras sonrisas.

Patricia Lara P.            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...