sábado, 23 de enero de 2016

Perro que ladra...



Perro que ladra

Ladraba.  Ladraba tanto que ya la gente lo veía y decía... "Perro que ladra no muerde".  Y se le pavoneaban de frente, y le enseñaban los dientes y se reían al principio a sus espaldas y ya con el tiempo de frente; en su propia cara.  Y seguía ladrando y arrojando babas espesas y amargas.
Un día, cansado ya de ladrar y ladrar dejó de hacerlo.  Aun así aquellos que se burlaban del perro no dejaron de hacerlo.  Ya en ese instante el dicho no le quedaba…
Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...