domingo, 13 de agosto de 2017

Lloviendo

Lloviendo

Se fue
lloviendo.
Llovía afuera,
llovía adentro.
A raudales
El tiempo se detenía,
a ratos.
Pero la lluvia llovía.
Fluía
No paró de llover
hasta que se secó todo,
hasta su alma.

Patricia Lara P.

Acaso

Acaso...

Alguna vez
¿tú me recuerdas?
Yo
Imposible negarlo
pocas veces
por no decirlo menos
poco o nada lo hago.
Olvidé
tu sonrisa
tu mirada
tus manos tibias
tu sonrisa velada.
Olvidé
que un día
me ofreciste tu amor
tu brazo apretado
toda tu compañía
...
Olvidé también
que me olvidaste.

Patricia Lara P.

Atracción


Y los actores fingen atracción.  Y lo hacen tan bien, que ellos mismos se lo creen e inician relaciones basadas en personajes ficticios idílicos.  Para cuando lo entienden han tenido relaciones "serías", "largas" y "estables", de dos o máximo tres años. A veces creo que la vida se les va en eso.

Patricia Lara P.

¿Imaginación mía?

Hoy salí a caminar.  Necesitaba hacer unos pagos de bancos, así que aproveché para hacer un poco de ejercicio.
Mientras camino observo y pienso, o al contrario.
Noto una huella de sangre en el piso.  Es como si alguien corriera y dejara el rastro sangrante de su pie izquierdo.  Al parecer el individuo corría pues las zancadas son largas.  Unas dos cuadras más adelante siento o percibo o creo.  El personaje fue alcanzado de nuevo por su agresor y la huella de la sangre cambia.  Ahora es un chorro de sangre. 
Me da algo así como miedo, terror quizás.  Parece que el herido, va aferrándose a las rejas.  Pierde y pierde sangre unas tres cuadras más.
Siento, pienso, creo que no es posible que no consiguiera ayuda.  Que nadie lo notara.
Creo que si realmente una persona fue herida no pudo sobrevivir.
Me da tanta angustia que prefiero pensar otras cosas. Creer por ejemplo que alguien hacia un experimento y sólo fue un actor con sangre ficticia.
El recuerdo de esta mañana regresó y por eso lo cuento.  Claro que puede haber sido sólo imaginación mía.
Ojalá así sea.
 
Patricia Lara P.

Iré por ti

Iré por tí

A dónde se termina la tierra y comienza el infinito.
Donde acaba la playa y nace el mar.
Allá donde las miradas se van haciendo largas, inalcanzables intentaré abrazarte.
Iré por ti.
Mi querencia se adhiere a tu presencia,
te alcanza sin lograr atraparte.
Eres un sueño que se torna vívido, palpable.
Pero un sueño no más.
En la inmensidad de lo inalcanzable, iré por ti.
Lucharé con denuedo hasta la muerte si es preciso;
Fin

Patricia Lara P.

Me descubrí...


Me descubrí sonriendo al recordarte.
Fueron tiempos muy bellos.
Vívidamente te ví con ojos de añoranzas.
Tus manos tibias dispuestas a acariciarme
(siempre)
Tus ojos tan brillantes.
Tú sonrisa alegre y contagiante.
Fueron tiempos muy bellos
Aquellos de la partiente infancia
o de la adolescencia no muy temprana.
La vida posándose en un principio de corazones nuevos.
Dispuestos a tomarnos el riesgo
de ser felices o no.
De amarnos para siempre y por siempre; o no.
Fueron tiempos muy nuevos
que aún hoy
me llenan de sonrisas y añoranzas.
 
Patricia Lara P 



Los universitarios

 (De hoy)

Es gracioso verlos pasar,
todos iguales.
Queriendo pasar desapercibidos.
Iguales.
Idénticos.
Intenta encontrar tu hijo en el tumulto.
Tiempo perdido es.
Ellos se creen únicos, irrepetibles.
Pero terriblemente iguales son.
Pasan en bandadas;
Palomas negras todos,
Revolotean.
Siguen, vienen y van.
Iguales todos.
 
Patricia Lara P.

Desnuda

Desnuda

Me desnudo en palabras.
Pienso y digo;
hago y pienso.
Soy lo que siento,
siento lo que soy
y me muestro tal cual;
con el corazón abierto.
La mente expuesta
desnuda
impúdica
Temible, audaz, lasciva,
tierna, humana, sentida,
sensitiva.
Desnuda toda total y absolutamente.

Patricia Lara P

Nosotras... las fuertes




Las mujeres somos tan fuertes. Que por rotas que estemos, siempre encontramos el amor suficiente para consolar a otros.

jueves, 27 de julio de 2017

Atrapada

 
Y me quedé allí,
 atrapada en aquella casa.
A pesar de intentar ir hacia la luz
me fue imposible.
Poner un pie afuera de la puerta 
causó un dolor tan grande,
tan insoportable.
Que fue imposible hacerlo.
Condena eterna.
Por apegos malsanos,
por insatisfacciones,
por rencores no resueltos.
A pesar de desear hacerlo,
fue imposible.
¿Hoy yo disfruto?
Del horror reflejado en los ojos al sentir mi presencia.
De las manos que aferran al pecho.
De las respiraciones contenidas.
De los gritos ahogados.
Castigada yo;
y tú,
y ellos.
Castigados todos.
Unos por la impasibilidad ante mi dolor,
y otros por causarlo.
Yo;
por soportarlo,
por creerme invencible,
por dármelas de fuerte.
Por estúpida.
Condenada a una eternidad...
Totalmente insufrible.

Patricia Lara P.

El sueño

 
Cuando se va el bus del sueño. Es cuando me pierdo en los vericuetos de mi mente y no logro conciliarlo.
Tantos recuerdos. Tantas metidas de pata. Tantos deseos incumplidos. Tantas promesas.
 
P.L.P

La vejez

 
La vejez es inmisericorde.  Aquel que logre llegar a viejo debe soportarlo todo.  Pero principalmente la invisibilidad.
Dejamos a nuestros padres por ley divina(?) y nuestros hijos hacen lo propio.  Normal.  Algunos son más afortunados y consiguen que alguien pague por su cuidador o que alguno de los miembros de la familia se convierta en eso y deba asumir no sólo la responsabilidad sino el malagradecimiento de los que nada hacen, pero critican.  Por donde uno lo mira triste y doloroso.
 
Patricia Lara P.

jueves, 20 de julio de 2017

Give you what you like (Avril Lavigne) - Laura Gabelo - Cover

¿Existencia?

Existir
Ser
Estar
Sobrevivir
Morir
Exacerbación de los sentidos.
Dolor
Dolor
Dolor
Tristeza infinita.
Más dolor

Patricia Lara P.

Imaginate

Imaginate 

Dormir a obscuras,
en un mundo nuevo;
sólo tinieblas.
Imaginate.
Palpar la vida,
tentar la tibieza,
percibir las respiraciones pesadas.
El corazón latiendo rítmicamente.
O solamente el frío;
el hielo que congela el cuerpo
que lo convierte en piedra, en rocas.
Y las rocas en polvo.
Imagina
La alegría o el miedo.

Patricia Lara P.

Pesadilla

Pesadilla

La pesadilla despierta,
duerme plácidamente,
y de pronto;
la noche cerrada.
Desespera
y angustia
y oprime
y hace daño.
Soñar es horroroso.
Despierta.

Patricia Lara P.

Ojos

Ojos

Que pugnan por mirar por encima de sus nubes negras
cansados de contener el diluvio que les embarga
¡hartos de ver el dolor!
¡Tristes!

Ojos acuciosos, saltarines,
ocultos tras el oscuro cristal.
Asombrados
del avieso transitar por la vida.
Tímidos,
ante la crueldad y la temeridad.

Perlas negras que deambulan
en el mar infinito de una angustia contenida,
apenas revelada por una lágrima furtiva
que quiso ser tormenta ¡y apenas fue llovizna!.
B. Osiris B.

Sensualidad

Sensualidad
 
La toma de la mano,
entrelazando sus dedos.
La observa;
como si fuera maravillosa
-en verdad lo es-
Le da vuelta
la mira
la acerca a sus labios,
Y la besa.
Cómo si algo sagrado fuera
-en verdad lo es-
La ama.

Patricia Lara P

Haiku


Un ave libre
 es mi boca
vuela hacia el beso.
 
Patricia Lara P

Paranoia

Paranoia.

No podía dormir.  Primero dejé pasar el bus del sueño viendo el primer capítulo de la última temporada "The Strain".  En realidad tuve que ver el último de la temporada pasada para ponerme a tono con la historia.  Cuando menos pensé era media noche y yo prendida como bombillo.
Luego pensé en lo que hay que hacer hoy e intenté dormir y nada.  Fue peor, mi sueño es como yo.  Caprichoso.
Miré el reloj y pasaban las dos de la mañana.  Y ahí fue cuando sentí algo así como temor.  Me levanté, fui a cerrar puertas, a ver cómo estaban los hijos. Regresé a la cama y nada. Me volví a levantar asustada.  Revisé puertas de nuevo y volví a la cama. Por más que lo intenté, ahí estuve mirando para el techo oscuro.
Logré dormir unos minutos para despertar asustada sintiendo que me había cogido la noche.  Faltaban cinco minutos para que el despertador sonara.  Cerré los ojos y luego me dije a mí misma.  Que no valía la pena dormir esos segunditos.  Me levanté e inicié mi día.
Pensar que de todas formas no hay tiempo para dormir.
Ni modo... Está noche será.
Buenos días amigos.  Que nos rinda.
Patricia Lara P.

Laura Gabelo Lara

lunes, 19 de junio de 2017

Ocaso

Pienso en tus ojos,
y los veo observarme como si un atardecer yo fuera.
Mis labios se humedecen imaginando un beso.
Nos veo caminar tomados de las manos.
El sol en el ocaso.
La vista al frente.
El caminar pausado;
Que no conduce a nada.
A la nada conduce.

Patricia Lara Pachón.

Y tan sola


Asombrada me vi doblar la esquina.
Corrí,
desee con todas las fuerzas de mi alma;
 alcanzarme.
Verme a los ojos.
Y hablar.
Hablar conmigo misma,
con la amiga más fiel
la que si me critica; 
lo hace con la mayor piedad del mundo.
Me gusta abrazarme,
mirarme a los ojos;
Y sentir que me entiendo.
Que me duelo.
Corrí
Corrí tan rápido como pude...
Pero no me alcancé
Me sentí triste, desvalida;
y tan sola.

Patricia Lara Pachón.

miércoles, 14 de junio de 2017

Cenizas




Tú recuerdo y el mío
cenizas son.
Ni el papel, ni las letras,
ni los pétalos secos,
ni las hojas crujientes;
pudieron soportar el peso del olvido.
Volátiles surcaron
el viento, el soplo, el aire.
Y en mínimas partículas
cubrieron de olvido los recuerdos.

Patricia Lara Pachón.

Que no despierte




Yace ahí;
despierta
o creyéndolo al menos.
Siente que observa el cielo
y son sus cuencas vacías las que lo hacen.
Su nariz respira un aire cálido,
 su alma se expande,
lo abraza todo.
Aún no se entera;
Aún no sabe ella,
que debe despertar del sueño de la vida,
que conduce a la muerte.
Plácida duerme
Ojalá no despierte
Ya que al hacerlo revivirá…
La humillación, el dolor lacerante.
El miedo atroz.

Patricia Lara Pachón.

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...