sábado, 14 de octubre de 2017

Lo que vieron mis ojos





¡Amor pa'qué!

¡Amor pa´ qué!

Cuando José enfermó, Abelardo se dedicó a cuidarlo con una entrega impensable.  Fueron quince días de dedicación que sellaban tantos años de vida en común, tantas palabras no dichas, tantas miradas afectuosas y gestos de protección recíproca.  

Pasada la convalecencia, el cuerpo de José, antes fornido y musculoso, dejaba en evidencia los embates de una larga batalla por la vida.  Tres meses y cinco días después, al amanecer de un sábado otoñal, Abelardo hizo las maletas y partió para nunca más volver.  ¡No le gustaban los hombres secos y escasos de carne!
 
B. Osiris B.

Tu partida

Tiempo sin soltar unas "letricas"... ni  aquí, ni por allá...

Acá dejo estas, una glosa que, con el permiso de la señora Doña Patricia (o, más bien, sin él), fue inspirada en la idea de su "puema" "Te vas":

Tu partida

Mi alma, serena, se alegra
ya celebro tu partida
tu adiós hoy no me requiebra
partiendo, limpias mi vida

Hoy me dices que te vas,
¡qué cosa maravillosa!,
es una fecha gloriosa
que me devuelve la paz:
al decirme que te vas,
la tristeza se destierra 
porque se acabó esta guerra… 
Mi corazón late aprisa,
¡sopla en mí una nueva brisa,
mi alma, serena, se alegra!

Lo que otrora fue pasión
hoy es cansancio y hastío,
sombra de un amor bravío
que habitó en mi corazón
no te niego la razón
se que fui tu consentida
mas, por cosas de la vida,
tú te vas y yo me quedo
y confieso con denuedo:
¡ya celebro tu partida!

El horizonte se aclara 
vislumbro un feliz futuro
el turbio pasado oscuro
no pesa, ni importa nada
y puedo decirte a la cara
que tu ausencia no me enfiebra
y que, es más, mi alma celebra
esta feliz decisión
¡que se disuelva esta unión
tu adiós hoy no me requiebra!

El lastre se deja a un lado
cuando se quiere avanzar
así quiere yo empezar
a ir por el rumbo anhelado
sin peso muerto a mi lado
sin dolores, sin heridas
por eso es que esta salida
tuya me allanó el camino
y juro, sin desatino,
¡partiendo, limpias mi vida!

B. Osiris  B.

jueves, 12 de octubre de 2017

Los recuerdos

Los recuerdos

Uno guarda en la memoria
aquellos tiempos idos
vívida-mente los ve en los recuerdos
y el tiempo se ha detenido ahí
y la piel es tan tersa;
la mirada brillante,
la sonrisa florece sin temor y sin penas
(a pesar de las penas).
 
Y luego de repente,
de regreso, como un látigo vibrante
al momento presente;
y noto con tristeza y con pena.
La piel ya maltratada por el tiempo;
la sonrisa escasa,
la mirada opaca y tan distante.
La vida, los años...
Los recuerdos.

Patricia Lara P

miércoles, 4 de octubre de 2017

Espiritualidad


(Pasan por la calle unas personas rezando el rosario). No dejo de pensar que es muy extraña esa situación, porque la oración como la vida es personal. ¿O habrá necesidad de mostrarle al mundo en la madrugada y a grito pelado, lo espirituales que somos?
 
Patricia Lara P.

Fluyendo


Es importante estar claros en lo que somos.  Lo demás ahí lo vamos solucionando.  En el camino uno va dejando cargas.  Hasta que solo viaja con lo esencial.  Y créeme cuando te digo que esencial sólo es uno.

Patricia Lara P.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Bruja

Bruja

Y la bruja que soy
que está oculta en los pliegues de mis párpados
te observa sigilosa.
No te quita la mirada de encima
espera el momento preciso
el instante adecuado
para arrancarte la piel a pedazos
para estrujar tu alma entre sus dedos
para desquitar una a una las ofensas hechas
para obligarte a tragar las lágrimas causadas.
Cada uno de nosotros;
alla oculta
en los pliegues del alma
tiene una bruja horrenda
una muy vengativa y vengadora
que espera
con paciencia y sin pausa
el momento preciso
el instante adecuado.

Patricia Lara P.

Me tienes que entender



Me tienes que entender

Y se llena la boca de babas y continúa diciendo; me tienes que entender.  ¿Cuándo por Dios bendito, alguien se va a tomar el tiempo de entenderme?  ¿Acaso nací yo, más entendida, más comprensiva que el resto de la humanidad? 
Yo también quiero un día que alguien se tome el tiempo, de escucharme mis cuitas, mis dolores, mis ansias.  Por tontos, por estúpidos que sean.  Y además también quiero que me entienda.  ¿Será que es muy difícil?  Y si así es.  Por qué no hacemos turnos y un día te entiendo yo y al siguiente tú lo haces y viceversa.
No sé si es que soy mala por pedir también igual que el resto de la humanidad, un poco de escucha y comprensión.
¿Me puedes entender?

Patricia Lara P.

Te vas

Te vas

Me dices qué te vas. 
Y ha sido tal tu ausencia.
Que con mirada asombrada;
Pregunto
¿Acaso un día estuviste?
Me dices qué te vas;
que me quedaré sola.
Liberada me siento,
ahora podré por fin encontrar alguien 
que quiera estar conmigo,
que disfrute mi triste compañía,
que entienda mis silencios
y que los haga suyos.
Vete y no vuelvas.
Me cansé de estar sola.

Patricia Lara P.

Grito


Grito y el grito se ahoga en mi garganta.  No rompe el silencio que irrumpe a raudales por mi mente absurda, obtusa.  Esa mente mía intrincada en pensamientos todos inconexos.
Grito y mis ojos emiten lo cotidiano. No sé expresan tal cual como son. Muestran el mar plácido, mientras en su interior lo destruye todo. 
Grito y sólo yo escucho mi ira loca, la que buye y se arranca los cabellos, la que destroza todo, la que no deja títere con cabeza.
Nadie lo intuye.  La ira se consume.

Patricia Lara P.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Tuya


Tuya.
Y mis labios dibujaban una sonrisa cómplice.
Y un beso era tatuado;
en una servilleta de papel o en un pañuelo.
Tuya.
Y mis manos como pájaros se posaban en las tuyas que verdaderamente; eran nidos.
Tuya.
Y el secreto implícito quedaba mientras los ojos veían el cielo o el suelo.

Patricia Lara P.

Delante de mí, mi nariz

 
Es posible que tenga mucha imaginación.  Lo cual me sirve para inventar; recrear, las historias que escribo. Pero además mi sexto sentido funciona muy bien. Pocas, contadas veces me engaño. Delante de mí.  Mi nariz.  Y eso que no es muy grande.
 
Patricia Lara P.

Suspiro


Y la vida que se escapa tan fácil.
Y la muerte que se esconde tras cualquier cosa.
Y el suspiro que ahoga el amor.
Que aleja la vida.
Que la pierde o abandona en una esquina.
 
Patricia Lara P

Máscaras

Ese cielo rosado,
reflejado en el pantano obscuro y fétido en el que me sumergiste.
Y esa agua pútrida,
conteniendo mi cuerpo más corrupto aún.
Y ese sentimiento de culpa,
que tú jamás tuviste.
Esa sonrisa perenne, cual máscara indeleble que tenía tu rostro...
y que mantenía mi calavera.

Patricia Lara P

Muerte

¿Se puede?
Ojala y sí...

Muerte

Se le coló en el alma.
Llegó para quedarse
y en cada soplo de aire
le fue cegando la alegría,
las ganas de sentir,
¡el gozo!

Y fue gris su mirada,
como sus pensamientos,
dejando extinguirse la llama
de la esperanza.

Vivió la muerte prematuramente,
con la natural cadencia
de sus latidos cansados
y la sordidez de su sonrisa triste

Murió por muchos años
y le sonrió,feliz, a la vida
pocas horas antes de su despedida.

Nació para morir tempranamente
y cumplió su cometido
en cada cansino amanecer.
 
B. Osiris B.

Colores


Pintó su casa de azul, y el cielo le tuvo celos.
El amarillo brillante no fue una opción.
El sol es aún más egoísta con su color.
El verde de la naturaleza que es tan brillante se resistió.
El morado de las uvas, el dorado del trigal,
el café de la fría tierra no quisieron cooperar.
Cada color tiene dueño
Cada dueño declinó
Ser partícipe en mi casa
La casa la pinté yo.

Patricia Lara P.

En defensa propia


Soy mordaz pero agredo en defensa propia.  Igual he callado tanto que me he hecho mucho daño a mí misma.  Cuido y cuidaré mis palabras.  Aún así sé que he dicho y hecho cosas sin querer dañar que han hecho mucho daño. La vida es eso seguro.  Caer, pararse, pedir perdón, darlo... Así.

Patricia Lara P.

domingo, 10 de septiembre de 2017

Banano en flor

He visto muchas veces un racimo de banano (plátano).  Pero es la primera vez que le presto real atención.
Cada banano ha sido primero una flor.  Así que uno se come un hermoso ramillete de flores cada vez. 
Una real belleza que pocos tenemos la oportunidad de disfrutar; así que la comparto con ustedes... mis amigos.

Vida

Vida

(Pensando en la tía Elizabeth que se fue al cielo la semana pasada.  Descanse en Paz)

Un día como otro cualquiera
La vida ahogó un suspiro,
y escapó.
Abandono lo malo, lo doloroso.
Dejó también lo bueno;
las sonrisas que florecían en la mirada vivaz.
Un último soplo de aliento tibio...
Y nada
​ más.​


Patricia Lara P

sábado, 2 de septiembre de 2017

Aquí en mi jardín


 Mi preciosa palmera miniatura
 

 El bello platanal
 

Blanca

Este cuento se me metió entre ceja y ceja,  no sé si por tanto sol o por la necesidad de hallar una fuente de recreación intrínseca...  no aclaro,  que luego "escurezco", jajajajaja
¡Va cuentoooo!

 Blanca (¡o un cuento para no ser contado a los niños antes de dormir!)

Al cumplir la princesa Blanca los trece años, el reino se plagó de un temor sombrío. Los ancianos y adultos no olvidaban ni por un momento la profecía que con curiosidad, miedo -y un poco de morbo- se habían asegurado se contar de generación en generación.

¿Que cuál era la profecía? Pues, ¡nada más y nada menos que una estrofa pronunciada por la hechicera del reino, al pie de la cuna de esta princesa de hermosos labios rojos y tez tan blanca como la nieve, en la misma noche de su nacimiento y cantada con vehemencia por los juglares, en su afán de mantener viva la memoria de aquel fatídico momento: 
 
Fría como la nieve 
serás hasta la pubertad 
luego un fuego invadirá 
tus entrañas con locura. 
 No te saciará ni el cura, 
tu cuerpo será fogata; 
en celo, serás la gata 
más ardiente de este reino 
tu vida será un infierno, 
¡querrás hasta con tu padre! 
Ni mil brujas en aquelarre 
podrán disolver mi hechizo 
a menos que septillizos 
nacidos en luna creciente
en ti vacíen su simiente... 
sólo llegado ese día 
podrán vivir la alegría 
tú, el rey y toda tu gente. 

Dicho esto, la hechicera -que estaba dolida con el rey por no haber asistido a su aquelarre número 50- hizo ¡puf!, y desapareció sin saber que se había convertido en pionera de la poesía erótica.

Juglares, poetas, locos y cuerdos, durante diecisiete años hicieron de esa estrofa la musa para el imaginario erótico colectivo.

¡Pero, ay, ay, ay, que ahora la cosa no estaba para cuentecitos y poemas! ¡Había llegado el día y menester era, al mal paso, darle prisa!

Las mujeres del reino solicitaron una audiencia con el ya muy atribulado rey, para plantearle sus inquietudes. Creyeron que hallarían consuelo y una sabia solución, mas llegaron justo a tiempo para oír sus lamentos y dudas respecto a la profecía.

Así, para su sorpresa, presenciaron el momento en el que aquel padre angustiado, temiendo que se cumplieran las fatídicas predicciones, ordenó el destierro inmediato de su hija. Blanca no tuvo tiempo de enojarse, concentrada como estaba en apreciar los maravillosos atributos de los guardias que deberían dejarla a la buena de Dios en los confines del reino, en el profundo bosque, plagado de bestias salvajes y toda clase de criaturas. Lo dicho, la noticia de su exilio podría haber sido una triste experiencia, pero para nuestra chica era otra cosa... la tristeza la invadió fue cuando, habiendo partido rumbo a su destino final, bien lejos del reino y de su amado padre (quien había cuidado de ella desde la muerte de la reina madre) para evitar el cumplimiento de la profecía, la joven adolescente -tal como lo señalaba el tan cacareado oráculo- comenzó a sentir un ímpetu sexual desgarrador, descubriendo súbitamente una necesidad inenarrable de saciar sus ansias lúbricas con toda la escolta que se le había asignado. ¡Y he aquí que la tristeza y el desasosiego frustraron sus libidinosas intenciones, pues resultó ser que todos aquellos hombres buenmozos y bien dotados, resultaron ser eunucos! De camino a lo que seguro sería su muerte virginal y solitaria, la joven princesa lloró hasta dormirse levemente. No lograba comprender lo que le pasaba: el descontrol de su cuerpo que clamaba ardientemente por el contacto y el calor de otros cuerpos, la agitación de su mente con imágenes y fantasías sexuales a cada instante más y más explícitas, aquella ansiedad de sentir, tocar y disfrutar sus zonas erógenas con vehemencia, la trastornaban y confundían.

Mientras el carruaje donde viajaba recorría la senda que la llevaría a lo que todos creían una muerte segura, satisfizo por sí misma sus ganas de todas las formas que aquel pequeño espacio le permitía: ora con una lanza que le había ordenado a uno de los guardias eunucos blandir para ella, ora con la rodilla de otro; y así, hasta quedar exhausta. ¡Sí, estaba cansada hasta el desmayo, pero ansiaba más, mucho más! y, por eso, ni dormía ni descansaba.

Al cuarto día de viaje, ojerosa y con los ojos vidriosos por el deseo, Blanca fue abandonada, con unas pocas pertenencias en mitad del bosque. Al sentir la libertad de estar fuera del carruaje, y habiéndose percatado del sonido de una caída de agua, se le dibujó en el rostro una sonrisa perversa y en la mente una nueva fantasía sexual que consideró un deber impostergable, por lo que emprendió una carrera sin siquiera voltear a mirar cuando el carruaje casi se descarrila por la huida de los despavoridos eunucos.

Rauda y veloz, cual gacela en celo, corrió a la cascada, con la sola guía de sus oídos... mientras corría, se iba quitando pieza a pieza sus vestimentas al ritmo de un sonido melódico cada vez más creciente, hasta ahora desconocido para ella, pero que se le antojaba harto erótico y excitante. ¡Sí, el ritmo de aquel "Aijooó" tan masculino, tan cargado de virilidad, la complacía y excitaba sobremanera! Al llegar a la base de la cascada, concentrada en tratar de quitarse el corsé y el corpiño (y unos ligueros que ella se había diseñado a escondidas de la vieja nana que nunca la entendió), no se percató de que la fuente de aquella extraña melodía eran siete robustos enanos, hermanos nacidos de un mismo parto, que habían venido al mundo dos años antes que ella y que -a consecuencia de la muerte de su madre y de las supersticiones de las gentes del reino al creerles un engendro maligno por nacer en luna creciente, justo antes de la luna llena-también habían sido desterrados, aunque en mejores condiciones: fueron recluidos en una cabaña donde habitaba un viejo ermitaño -fallecido cinco años después de su llegada- que le enseñó el aprendizaje autodidacta de muchas artes y oficios, a compartir todo cuanto tenían (lo que les serviría de mucho de cara a su hallazgo actual) y a trabajar arduamente en una gran mina de oro que les legó al morir y que ahora rendía muy buenos dividendos por lo que podían vivir bastante cómodos y sin penurias gracias a su intercambio comercial con otros reinos donde la gente tenía una mentalidad menos cerrada. Y, hablando de mentes abiertas, volvamos a la cascada, donde la princesa Blanca, al ritmo de este cantar de los siete hermanos, seguía tratando de desnudarse, para así satisfacer estas renovadas ansias que la invadían.

Los siete enanos, al ver tal portento de mujer detenían -alelados y deleitados- su canto por momentos, en los cuales la princesa (cuya identidad ellos desconocían hasta ahora) detenía su menesterosa labor y miraba en todas las direcciones, como queriendo hallar algo. Ante cada interrupción del canto, venía una búsqueda visual y el respectivo acto reflejo de los siete enanos para esconderse y evitar ser descubiertos. Así, tuvo lugar una nueva dinámica y un nuevo ritmo para que la princesa terminara de retirarse sus atavíos. Las pequeñas interrupciones exacerbaron los deseos de Bella, que ahora se desvestía con una sensualidad y voluptuosidad dignas de una stripper profesional. A estas alturas, ya nuestros siete hermanos enanos, estaban convencidos de que eran la banda sonora y los próximos protagonistas de su propio cuento erótico, por lo que de muy buena gana continuaron cantando hasta bien entrada la noche, cuando Blanca cayó, extasiada y nuevamente exhausta de tantas veces que se había dedicado a dar placer a su cuerpo con todo cuanto pudo hallar en tan hermoso paraje.

Al verla caer rendida, los enanos (¡todos unos atentos caballeros!) aprovecharon la oportunidad para hacerle una camilla de ramas y, en hombros, llevarla a su cabaña, pues tan hermosa criatura no debería dormir a la intemperie, expuesta a los elementos y a los animales del bosque.

Dado que ya su repertorio de "aijó" ya había sido agotado, y acostumbrados como estaban a cumplir cada pequeña labor al ritmo de un canto, decidieron echar mano de una canción de juglares que su difunto maestro les enseñara y que hablaba de una princesa, un hechizo fatal y siete hermanos. Cuando iban a repetir el estribillo que leímos al principio de esta historia, se detuvieron en seco y se vieron las caras; ¡en una especie de epifanía colectiva, descubrieron que la historia narrada por tantos bardos hablaba justo de ellos!

Al llegar a la cabaña, decidieron que ninguno se separaría de ella para dormir, ¡tal era su embeleso! Decido por consenso, resolvieron unir las camas para dormir, todos juntos, alrededor de esa hermosa damisela que ahora veían como su reina (años más tarde, en medio de una crisis minera que casi los lleva a la quiebra, habrían de tomar esta idea para invadir el mercado local con camas tipo "queen size", convirtiéndose en pioneros de la industria y salvando su patrimonio, ¡pero esa es otra historia!). En la madrugada, Blanca despertó exaltada, de nuevo poseída por aquellas ansias que le recorrían el cuerpo. Al percatarse de dónde estaba, sintió satisfacción, curiosidad y sorpresa, en ese mismo orden. Los enanos, que ya habían comprendido totalmente el mensaje implícito en la canción de los juglares, se mostraron prestos a cumplir cabalmente con su parte de la profecía, no sin antes alimentar y poner en autos a su ardorosa princesa de mirada seductora.

El alba les llegó entre copones de vino, cánticos, canapés y viajes colectivos por las fantasías sexuales de la lúbrica princesa y los complacientes enanitos, que -entre suspiros, arañazos, gemidos y silbidos- poco a poco le dieron a conocer sus planes para darle un final más conveniente a aquel oráculo malintencionado.

Fue así como, entre canto y cuento, aquellos ocho experimentaron su sexualidad y vivieron felices para siempre... ¡Bueno, no para siempre!, porque luego se toparon con un príncipe que se había extraviado y que resultó ser bisexual, ¡pero ese es otro cuento!
 
B. Osiris B.

Por fin lo entiendo

Por fin lo entiendo. 

Uno está en la casa, entretenido con algo. Tiene ganas de ir al baño pero las posterga una  y otra y otra vez. Cuando le piden que haga algo, ahí sí la ida al baño no da espera. ¿A todos nos sucede?
Yo muero de ira con los míos por eso.  Pero hoy recibí la iluminación y los entiendo.
Creo que era que antes no lo había pensado bien.

Patricia Lara P.

Relájate

Relájate.

Esta mujer no entiende. No sabe, no comprende; que la casa es para relajarse.  Para estar tranquilo.  Para dormir y soñar con ella.  La otra, la que no molesta ni trae problemas.  La que solo es risa y sonrisa.
 
Patricia Lara P.

Lo que vieron mis ojos