sábado, 1 de octubre de 2016

Loca



Loca

La noche al parecer fue helada.  Ya es la segunda vez que me pasa que me despierto temblando, casi, casi convulsionado de frío.  La primera vez fue en Manizales (hace muy poco).  Me sorprende que mi cuerpo aun inconscientemente por el sueño profundo, no se abrigue.
La sensación es realmente fea, pues movimientos no deseados causan algo de desasosiego.  Lo curioso es que poco o nada me despierto realmente y sigo durmiendo como si nada fuera. 
Entonces la ambivalencia de la situación me pone a pensar en el porqué, en qué debo hacer para que no me pase de nuevo y no hay forma.  Abrigarme más antes de dormir sería una locura.  El calor me ahoga, me enloquece.
¿Por qué escribo y describo esto? Por el compromiso que adquirí y sin musa no me queda otra  ;) igual, si por ahí al leer, la conclusión es que estoy muy loca... Créame que lo sé y de alguna manera lo disfruto.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos