miércoles, 23 de septiembre de 2015

Confinamiento




'
Laberintos de angustia
defenestrando esta triste y sensible humanidad.
'
Una llave afilada pende en la conciencia;
incita a un vil trueque, trampa fácil y fatal:
rebelarme al dolor, disfrazarlo,
perecer bajo otras cadenas.
Y aún no me decido:
¿martirio corporal o calabozo químico?
¡Acaso sea mejor el químico delirio!
'
No muere.
No se marcha.
Ilusión óptica,
espejismo pasajero.
Limbo punzante de viva incertidumbre.
Muere el alma.
Sufre el cuerpo.
El ser se desvanece
en la niebla del sentir.
'
Y una herida,
incrédula mirada,
cimienta el muro incremental de gemidos silentes.
'
Largo libar de invisible -renovada- cicuta:
cala los huesos,
desuella la voluntad.
'
No hay escape.
¡No hay salida!

B. Osiris B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...