viernes, 4 de septiembre de 2015

Y me pregunto entonces



Y me pregunto entonces
¿De dónde tanto arresto?
¿De dónde es que proviene esa coquetería?
¿A dónde nos conduce?
¿Debo sentirme entonces... preocupada?

Una cosa es mirar e incluso suspirar
y otra muy distinta querer enamorar.
¿Debo entonces sentirme... intimidada?
El tiempo de los celos y la suspiradera
de mirar para el cielo y suspirar paciencia,
y hasta resignación;
Pasó... voló muy lejos.

No estoy para esas cosas,
me siento y me resiento.
Y la rabia es mayor en cuanto más lo pienso.
Ya no quiero amarguras.
Yo deseo tranquilidad, amor, mucha pasión.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos