sábado, 17 de septiembre de 2016

Pobre hombre



Pobre hombre.

La vio tan desesperada, tan triste, tan patética que pensó sería la víctima perfecta.  La enamoró pensando en dejarla cuando le ayudara a cumplir con su objetivo.
Con lo que no contaba el infeliz era con que al conocerla se iba a enamorar irremediablemente.
Ella al verlo de rodillas le dio la espalda, se alejó pronto.
Él nunca la entendió; ni antes ni después.  Pues lo que él consideraba soledad tristeza y desespero, para ella eran la felicidad absoluta.

Patricia Lara P            

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos