sábado, 17 de septiembre de 2016

Cuatrocientos



Cuatrocientos

Se quedó dormida y al despertar había regresado cuatrocientos años en el tiempo.
Se sorprendió y se sintió feliz.  Iba a poder hacer muchas más cosas de las que podría haber hecho en toda su vida, de unos siglos después.  Se le ocurrió que podría volverse inventora e incluso incursionar en artes o profesiones incipientes para el momento pero reconocidas como la medicina misma.
Se vio enfrentada entonces a una sociedad que no estaba dispuesta o preparada para aceptar que una mujer hiciera esas cosas.
La llamaron bruja, le hicieron un juicio en el que fue encontrada culpable y fue condenada a la hoguera.  Por más que intentó dormir de nuevo para poder despertar en su propio siglo no lo logró.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...