Follow by Email

sábado, 17 de septiembre de 2016

Panchita

Panchita

Pues sí, yo la maté.  ¿Pero qué querían que hiciera?  Era su vida o la mía, defensa propia creo yo. 
No paraba de hacer ruidos que me impedían el descanso. No podía dormir tranquilo pues me daban horror sus apariciones momentáneas, sus ataques demenciales.  Hasta la sonrisa perdí por su causa ya que si alguien  venía a visitarme salía huyendo despavorido.
Sí señor, yo la maté pero fue en defensa propia.  Era su vida o la mía y el instinto de conservación actúa y tuve que hacerlo... Maldita cucaracha.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El último día /2

El último día/2 Se acabó Era el último día de una historia. La vida que es autoritaria nos conduce, y de golpe; termina histo...