martes, 13 de septiembre de 2016

De priíncipes y princesas



De príncipes y princesas

Hay situaciones que lo descolocan a uno sin realmente tener que hacerlo.  ¿Qué me importa a mí por ejemplo? Que fulana se crea enamorada de zutano y que luego todo resulte siendo un invento de su imaginación y el "Príncipe" le destiña.  Que luego en menos de nada y un pestañear sea suficiente, se enamore del amor de nuevo y crea que en serio los príncipes existen y caiga rendida en la ilusión y de nuevo en la desolación.
El amor de las novelas no existe, no podemos ir idealizado personas cuando nosotros mismos solo somos humanos llenos de requeñeques.
Buscar apasionadamente y acaso hasta enfebrecidame el amor sólo produce dolores de cabeza y corazones rotos.
Lo bueno... Es que no debe ser muy profundo el daño ya que se cae, se levanta y se comienza de nuevo tan sólo sacudiéndose la desilusión momentánea.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...