sábado, 17 de septiembre de 2016

Bacinica



Bacinica  

Imagínate cómo me sentí al enterarme que me habías usado.  Creí siempre que tenías muchos tapujos, que el asco o la dignidad o qué sé yo te impedirían hacerlo.  Pero no.  Me usaste igual que todos y luego me dejaste debajo de la cama esperando que fuese otro quien me limpiara.  Indignante.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...