miércoles, 21 de septiembre de 2016

El destajador



El destajador

Yacía ahí.  Sobre la fría mesa del anfiteatro.  Esperaba como esperan los muertos.
El médico forense se le acercó, la observó muy bien.  Primero en silencio y luego hablando con admirable vocalización ante el micrófono.
Decía que a simple vista no se apreciaban las causas de la muerte, así que procedió primero a sacar el cerebro, pesarlo y encontrar que parecía borrado.  No era común encontrarlo así pero no debía especular al respecto.
Tomó el escalpelo y empezó a cortar la piel para dejar al descubierto el interior de la desconocida.
No tuvo tiempo ni de pensar siquiera ya que al momento de abrir el estómago para conocer su contenido, miles de mariposas volaron presurosas posándose en todo aquello que encontraron.  No sin antes de que por lo menos una docena entrarán por su boca abierta por el impacto que le produjo la situación.
Hoy, la gente no entiende cómo fue que el inteligente galeno abandonó su profesión y se dedicó a escribir poemas de amor, a pintar corazones flechados  en las paredes de su celda. Siendo como en realidad era conocido por los medios "El destajador".
Luego de aquella nefasta vivencia en el anfiteatro lo único que él deseaba era repetir esa experiencia.
Así que no solo asesinó muchas mujeres sino millones de mariposas.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos