miércoles, 15 de febrero de 2017

La vendedora



La vendedora

Camino por el parque y veo en un toldo  unas mandarinas hermosas.  Me acerco a la vendedora y le pregunto por el precio.  Me responde que 4 en dos mil.  Las pago, las pongo en mi bolso ecológico y sigo caminando.  Le pregunto a Ricardo si quiere una y ante su respuesta afirmativa tomo una y al hacerlo me doy cuenta que está demasiado blanda.  Regreso a donde la señora y al manifestarle mi inquietud, ella con toda la tranquilidad me responde que todas están igual.  Yo regreso muerta de la risa, al ver la socarronería de la vendedora se lo cuento a mi acompañante y él, completa la frase de la señora diciendo "fue que me dio pesar tirarlas a la basura".  Yo me reí mucho ante su ocurrencia.  
En realidad estaban dulces y muy ricas.  Por algún motivo se desprendieron dentro de la cáscara sin romperse.
Una anécdota de sábado.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...