lunes, 26 de enero de 2015

Vanidad de vanidades






Creo que me estoy convirtiendo en un teléfono roto... debo corregir mi rumbo.
Me he dado cuenta que los seres humanos pensamos que debemos enseñar a los otros a pesar de que ellos quieran o no.  Como si la propia vida no se encargara de hacelo.
Vanidad de vanidades. O sencillamente falta de ponernos en los zapatos de los otros... No lo sé.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos