sábado, 3 de enero de 2015

Mimosa




El viento la espanta, el menor roce la hace replegarse  en sí misma, el sol la acaricia y temerosa tiembla, la mariposa la sobrevuela y ella solloza.
Pobrecilla mimosa, constantemente espantada del clima, de la gente, de todo aquello que la rodea pues siente que la agrede.
Pobrecilla mimosa.
Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...