miércoles, 18 de mayo de 2016

El gato Gustavo



¿Seré bruja?

El gato Gustavo

Un sinvergüenza minino
decidió saltar la verja
probando nuevos caminos
y de su casa escapar.
De mimos se hallaba harto
deseaba nuevas arenas;
pensó que habría cosas buenas
fuera del florido patio
Saltó con vigor salvaje,
huyó de sus aposentos
y en la selva de cemento
se fue a probar su coraje
Más pronto volvió el micifuz
con el rabo entre las piernas
pues descubrió que más tierna
que su dueña nunca habría
y que lo que hubo encontrado
de sus sueños, distanciado,
se encontraba a años luz
La aventura así acabó
de Gustavo, un gato loco,
que iba muriendo por poco
de hambre, sueño y de pesar
¡por pretender encontrar
lo que en su casa tenía!

B. Osiris B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...