jueves, 24 de noviembre de 2016

Azul

Acá le dejo esto, señito Patricia, para no dejar pasar la oportunidad:
Perdone lo poco, mija.

Azul 

Del cielo a la esperanza,
de los anhelos a la fe,
de la rojiza promesa
a los dorados delirios de riqueza,
se nutren los prístinos algodones celestiales
que -rendidos ante el sol avasallante-
huyen,
revelando el azul paradisíaco
de un cielo que se regocija
de cubrir esta rica tierra.
Y bajo él se ciernen las leyendas,
tierra adentro,
¡mina adentro!,
para vivir… para matar… ¡para morir!

B. Osiris B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...