jueves, 24 de noviembre de 2016

Cazador de sonrisas

Cazador de sonrisas

Se dedicó a la tarea de cazar sonrisas.  Sólo caras alegres o con leve coquetería llamaban su atención.
El mundo se fue haciendo gris, triste.  Ya casi nadie sonreía, así que en todas aquellas personas que podía se las dibujaba. 
Al principio algunos se prestaban para ello, ya con el tiempo se fueron cansando y lo consideraron loco.  La constatación llegó cuando se enteraron que en su casa habían encontrado mucho más de cien cadáveres.  Largas cortadas deformaban sus labios en una eterna sonrisa.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...