domingo, 26 de marzo de 2017

Decisiones

Decisiones

Dicen que de buenas intenciones está empedrado el camino del infierno.  Y que cada vez que hacemos algo podemos tomar el camino errado, o como dice el refrán: “por hacer bonito hice feo”.  Sólo por el hecho de sí estar haciendo algo.  ¿Pero si uno se equivoca pensando que hace lo correcto es una mala persona?  Además; ¿Quién es quién para juzgar los motivos de otro?  Para determinar si es o no un error.
En realidad las personas antes de decir cosas, deberían pensar en lo que se conoce del juzgado y tomar decisiones o acciones pensando primero si en serio cree que esa persona obró con mala intención, si efectivamente hubo la intención de hacer daño.
Además las decisiones como la vida misma son personales y cada quien las mira desde su propio rincón.
Me entristece, más que molestarme, que la gente que ha vivido conmigo me juzgue por mis actos.  Cuando saben que soy un ser humano como todos.  Que a pesar de mi buena intención puedo y muy seguramente cometo errores.  No con el ánimo de dañar sino todo lo contrario.  Pero... Cada quien juzga, ve y califica desde su conocimiento o desconocimiento.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos