martes, 7 de marzo de 2017

Mariposa Amarilla

Mariposa Amarilla
(Y que me perdone el Gabo)

Un brillo amarillo le escarchaba el rostro cuando la hallaron lívida, sentada en el pequeño promontorio de aquella zona boscosa del parque.  Un brillo amarillo que ya más nunca la abandonó.  A su alrededor, miles de mariposas amarillas yacían muertas.  La mirada, ida; la sonrisa, cansada, y unas ojeras que apenas dejaban reconocer a la hermosa mujer que subiera la colina dos semanas atrás.  Iba al encuentro de su amado en el camino de las mariposas, juntos emprenderían un largo y hermoso viaje, lejos de tantas personas que no les querían juntos.  ¡La cuesta era empinada, pero el ímpetu de aquel amor prohibido la impulsaba a subir rauda y ágil, cual liebre en primavera!  

Sentada esperó, hora tras hora, a su llegada.  ¡Él nunca llegó y aparecieron el cansancio, el hambre y el pánico ante el ya inminente fracaso de una aventura amorosa!  Se fue quedando inmóvil, sin esperanzas y unos bichos infernales, amarillos, comenzaron a posarse sobre ella, ¡la cubrían toda!  Luego de los tres primeros días pudo comer unas cuantas, luego ya se aburrió de aquel sabor tan floral y le molestaba la sensación que dejaban en su estómago.  ¡Y seguían llegando a posarse en su cara, sus manos, sus ojos!…   aquellas mariposas que antes le parecieron tan hermosas, se asemejaban a una bandada de buitres queriendo comer de ella.  Optó por moverse lentamente para matarlas una a una, poco a poco; ¡total, ya no había prisa alguna!  

Diez días habían transcurrido cuando su familia la reportó desaparecida al leer en la prensa el relato del accidente del joven ingeniero en la interestatal.  ¡Diez días, un desencuentro y mil mariposas amarillas!  Encerrada en la pequeña sala de reclusión acolchada del sanatorio, Renata va, de un lado a otro, dejando una levísima estela dorada… a ratos se detiene, solloza y abre su mano empuñada con lo único que rescató de su antigua habitación, una nota que reza: “Mamá, me voy con Mauricio”.  Llora un poco, suspira ¡y emprende de nuevo el vuelo!
 
B.Osiris B.

Patricia, esto trajo la nochecita y la fecha :D

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...