martes, 18 de agosto de 2015

Hablando de esposas; de señoras




Hablaba con un amigo sobre las esposas.  Ellos; con el tiempo, se dan cuenta que su mujer es muy buena.  Una gran madre; mejor esposa, buena hija, excelente amiga y hermana.  Pero…  solo se dan cuenta con el tiempo.
Los señores ven a su mujer en frente, y a los lados de ella hay otras tantas... muchas señoritas y señoras; y por supuesto cualquiera de ellas mejor que la propia. Todas ellas bonitas, sonrientes, perfumadas, dispuestas al disfrute. 
La mujer propia por el contrario lucha cada día con infinidad de situaciones del cotidiano.  Facturas por pagar; hijos enfermos, malas notas, casa siempre sucia, hormonas molestas, empleos mal remunerados y por supuesto, eso la pone malacarosa, la hace descuidarse un poco o mucho;  ya que por cuidar a los otros se deja en otro nivel y se abandona algo, se ve sufriente e incluso se vuelve hasta insufrible.
Ahora que lo pienso... cualquiera de las "bellas" se volvería la "odiosa" con tan solo un poquito de tiempo y con el trato constante. 
Es como siempre digo.  La propia pareja es como la sopa de diario y no como el plato del restaurante que se disfruta cada ocho días y por lo tanto resulta tan rico y es  además con el que se sueña durante toda la semana.
Lo cotidiano cansa al principio, pero con los años es lo que nos da seguridad y confianza para llegar al nido.  Donde se encuentra la calidez que el espíritu necesita para poder vivir.

Patricia Lara P

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos