domingo, 16 de agosto de 2015

En un rincón del no-ser



Doña Patricia Lara, mire... no más mire... 

En un rincón del no-ser

En algún rincón de mi mente, yace la cordura, exiliada de mi constante desasosiego, exangüe del insufrible dolor y rendida ante el inclemente látigo de un fármaco indeseable... y allí, en su retiro, sonríe e imagina a Benedetti. Quien, también sonreído, se sienta a su lado y juntos releen "La misma pócima", mientras un mundillo de lectores castrados cita a Cohelo y suspira. Don Mario los ve, y también suspira... sonreímos, esta vez con tristeza. Canta un ave, lejos o cerca, ¡qué más da! Y él ya no está, pero sí su palabra... y el dolor, rebelde y tenaz compañero de esta sórdida lejanía. El cielo es azul, el sol brilla intensamente y ya no hay ideas claras. El vacío va y viene, mece la cama y las ideas. Y soy la que no es, a sabiendas y sin consciencia. Un acertijo, una sátira. Ilusión óptica de larvas que viven en mis ojos. Soy... lo sé... y aun así, siento que no soy. Una lágrima -¡de tantas!- emprende un salto suicida... si ella pudiera ser lago, de profundas aguas cristalinas, me gustaría ser roca inerme, insensible, indolora, para morar sus orillas y en solitaria paz dejarme rozar por la brisa.
Si fuese lago y yo roca, seríamos el paisaje ideal para sentarse y leer a Benedetti.
Y no habría vacío.
Y no habría dolor.
La cordura se balancea, lucha por incorporarse... duerme. 

B. Osiris B.
Ahí le dejo, mija. ¡No respondo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los hombres y el respeto

Hombres Y se creen muy hombres cuando le hacen daño a la mujer a la que le deberían dar amor, y si no amor… Respeto. Y se...