jueves, 26 de marzo de 2015

Antes muertas que sencillas





Estoy en el centro médico esperando una cita y lógicamente me aburro.  Busco una revista y no la encuentro.  Frente a mis ojos, hay una pantalla de televisión que indica el orden en que vamos llegando y además informa la hora.  Y esa hora se desliza len-ta-men-te. 
Así que empiezo a mirar a los lados.  Veo hombres y mujeres.  A pesar de que atienden niños también; estos brillan por su ausencia.  Sonrío al pensar que todos están sanitos y que estudian o se quedan en sus casas al calor de su familia.
Así que vuelvo a ver y me fijo en los rostros de los hombres.  Se notan o bien cansados o enfermos o ambas cosas.  Contrario de lo que sucede con las damas.  Elegantes todas; maquilladas y con sus lindos vestidos y zapatos de tacón.  No parecen enfermas la verdad.  Eso me lleva a pensar que nosotras nos podemos estar muriendo de dolor, de preocupación o de cansancio, pero de todas formas nos arreglamos para salir y lucimos además en nuestros rostros una sonrisa tenue pero constante jajajajaja.
Antes muertas que sencillas fue lo que se me ocurrió pensar.  Y me alegre por ello.
Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...