lunes, 23 de marzo de 2015

Solo una lágrima





Y le dijeron "murió" y a pesar del dolor intenso que sintió en el momento, de quedarse sin aire, de tener que sentarse en el peldaño de la escalera o en una silla ajena; o incluso en un andén del parque, solo una lágrima brotó y resbaló por la comisura externa de su ojo.  Y así una y otra y otra vez.  Es que sin saber cómo, ni porqué, su vida se fue poblando de partidas.  

Y no cualquier partida y no cualquier dolor.  Y a pesar de eso y de ser tanto... solo brotó  una lágrima.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...