domingo, 22 de marzo de 2015

El aroma del amor




(¿Parte 2?)
Yo creo que el amor,
tal como tiene instantes,
tiene aromas que dejan,
al espíritu, fragante.
Siempre lo he creído
y, de hecho, lo he vivido:
el amor es arsenal
de olores
que para bien -o para mal-
nos hacen incesantes
peregrinos del recuerdo, 
prisioneros diletantes
de una añoranza
por momentos tenaz e involuntaria...  ¡ya privada -o ya preñada- de la más tierna esperanza!
¡Sí huele intenso el amor que se nos fija en el alma!
Es un aroma muy dulce que bien roba, o da calma.
Tiene, el amor, el bouquet
de la persona amada
o la triste fetidez del hastío,
dependiendo de la temporada...
Es perfume embriagador, asfixia repulsiva
que se liba o se sufre,
¡según como se viva!
B. Osiris B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo que vieron mis ojos