domingo, 22 de marzo de 2015

Llorando





Pertinaz el agua cae sobre los cristales, se desliza formando un pequeño charlo.  Ella la observa; intenta seguir la gota rauda con el dedo mientras con fruición sorbe un café caliente y cargado.  Cargado de lágrimas tan constantes como la gota de lluvia que se desliza por el cristal formando un charco ya no tan pequeño.
Se ha pedido disculpas muchas veces, las ha dado otras tantas; pero ni ella misma logra perdonarse o hacer que la perdonen.
Las lágrimas siguen su curso, las gotas de agua el suyo y el charco crece más y más. 
Ella ha llorado tanto que el cielo igual lo hace.  Espera que la lluvia y sus lágrimas se unan y la cubran, para por fin tener paz y olvido.
Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...