miércoles, 8 de julio de 2015

Ella




Ella no me quería.
En su sano juicio, jamás me quiso.
Ella aprendió a quererme,
cuando el olvido la fue arrinconando,
cuando los rostros más queridos
se le difuminaron en la mente.
Y aquel que más frecuentemente veía era el mío.
Ella se convirtió en mi hija y yo en su madre.
Los recuerdos de siempre, de su mente se borraron.
El mío como recuerdo nuevo floreció
y ella al final de todo aprendió a quererme.

Patricia Lara P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lloviendo

Lloviendo Se fue lloviendo. Llovía afuera, llovía adentro. A raudales El tiempo se detenía, a ratos. Pero la lluvia lloví...